jueves, 20 de agosto de 2015

alarma en arduino

domingo, 16 de agosto de 2015

Redes Inalámbricas ZigBee de Sensores con Módulos XBee - Introduccion

miércoles, 5 de agosto de 2015

4 maneras de lidiar con el miedo a fracasar

Al toro hay que tomarlo por los cuernos, dice la voz popular, pero se hace de forma consciente y responsable. Aquí te presentamos cuatro formas de hacerlo.

 12-Dic-2014  QuimiNet  Desarrollo Personal
Cada persona en algún momento de su vida tiene que lidiar con el miedo.
El miedo al fracaso es un verdadero problema dentro del ámbito laboral. Puede arruinar la productividad, destruir sueños o hasta impedir que un emprendedor construya el negocio que pasó toda su vida soñando. El miedo roba vida y alegrías.
Por otro lado, existen personas audaces que transforman su rededor, consiguen sus objetivos enfocando su mente y energía hacia la consecución de estos mismos.
Sin embargo, ellos también alguna vez tuvieron miedo.
Para lograr algo grande, se debe empezar por hacer algo grande. ¿A qué nos referimos? Una de estas cosas grandes es superar el miedo al fracaso. Y esto último no se puede ni comprar, ni acudiendo con el consultor o “brujo” de confianza.
Las personas tienen que tratar con él de otras maneras. Aquí hay cuatro de ellas que los expertos han descubierto para ayudar a lidiar con el miedo al fracaso.
1. Acepta que el fracaso podría suceder
Todos, o la mayoría, tememos a lo desconocido. Para lidiar con este miedo, hay que hacer a un lado el tema de lo “desconocido”. Aquí te decimos cómo: Date cuenta de que el fracaso está incluido en cualquier iniciativa que realices.
Las personas tienen que reajustar su visión acerca del “fracaso”. Se tiende a pensar que el fracaso es un mal paso, pero no es cierto.
El “fracaso” es una cuestión de perspectiva. Se puede fracasar al iniciar una empresa u otro objetivo. Una vez pasada esta etapa, se debe observar lo que se ha aprendido, es decir, se está a un paso más del éxito ya que se ha conocido lo que no se debe hacer. Así que también se obtendrá más experiencia y mejor información al respecto.
Thomas Edison dijo: “Fallé en mi camino hacia el éxito”. Un montón de fallas se pueden convertirse en una montaña de éxito. El fracaso es temporal, pero el éxito es permanente.
2. Encuentra la verdadera causa de tu miedo y resuélvelo
Cuando tememos al fracaso, estamos en un momento crucial del desarrollo personal. Estamos admitiendo que algo es más grande que nosotros. En este caso es nuestro miedo.
Da un paso atrás mentalmente y haz esta pregunta: “¿De qué tengo miedo realmente”. A veces la idea de “fallar” no es lo suficientemente clara. Hay algo más, algo concreto.
Sigue pensando y encuentra los grandes monstruos que te han estado enloqueciendo:
“Me temo que no vamos a ser capaces de obtener suficiente financiamiento”.
“Me temo que voy a meter la pata con mi presentación”.
“Me temo que los desarrolladores no cumplirán con los plazos de producción”.
“Tengo miedo de que mi lista de contactos no es lo suficientemente grande”.
“Me temo que mi marketing de contenidos es una basura”.
¿Qué hacer ahora que has encontrar el origen de tus miedos? Puedes resolverlo por tu cuenta o pedir ayuda.
Esto puede tomar varios intentos. Una vez que entiendas por qué tienes miedo, se puede tratar el problema en lugar de sufrir el miedo.
3. Nunca dejes de perseguir tus metas
El miedo nunca debe alejarte de tus metas. Tan grande y real como es el miedo, así lo son tus metas y sueños.
Una vez que hayas aceptado que el fracaso va a suceder, prepara un plan para volver a estar arriba. Otro negocio, otro objetivo que conquistar. Otro de los retos para superar.
En el momento de empezar a hacer algo audaz de nuevo, esos temores van a volver. Pero para entonces, ya habrás aprendido la lección de que tus temores no son dignos de conservarlos.
E incluso si tus peores temores se hacen realidad, siempre tendrás metas a seguir.
4. Haz lo que temes
“Haz lo que temes y el miedo desaparecerá”: (David Joseph Schwartz)
Al hacer la misma cosa que temes, el miedo desaparecerá. ¿Tienes miedo de fracaso? Ve adelante y falla.
Curiosamente a menudo se teme mucho lo que más se desea. Si podemos darnos cuenta de que al otro lado de nuestros miedos se encuentra el éxito, estaremos más dispuestos a hacer lo que tememos.
Es fácil escribir todo esto. Pero sabemos que es mucho más difícil hacerlo realidad. Pregunta a cualquier persona exitosa acerca de sus miedos y cómo los venció.
Todos y cada uno de ellos ha experimentado el miedo. Pero también lo han enfrentado.
Y tú, ¿de qué tienes miedo?